ENTUTV
ALFABETITZACIÓ AUDIOVISUAL AMB YOUTUBE
La relación entre la ley contra la violencia de género y la publicidad
Categories: Filosofia i ètica

 

VIOLENCIA DE GÉNERO

MEDIDAS DE SENSIBILIZACIÓN, PREVENCIÓN Y ACCIÓN CIUDADANA

 

Uno de los principales objetivos del presente informe es averiguar si las medidas de sensibilización y prevención desarrolladas por la Ley Orgánica de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género (2004) han hecho disminuir el número de víctimas de violencia de género (en adelante VG), y analizar el impacto que éstas mismas medidas han tenido en la evolución de la VG, y en los diferentes ámbitos de la sociedad. Para ello, tendremos en cuenta la campaña realizada en 2004 por el Ministerio de Igualdad, la Ley Orgánica de Medidas de Protección Integral contra la VG (en adelante Ley Integral), y su evaluación cuatro años más tarde (2008). Con este análisis se pretende establecer una serie de vínculos ya sea para expresar o no el cumplimiento de dicha ley.

La presente ley tiene como objeto actuar contra la violencia que, como manifestación de la discriminación, la situación de desigualdad y las relaciones de poder de los hombres sobre las mujeres, se ejerce sobre éstas por parte de quienes sean o hayan sido sus cónyuges o de quienes estén o hayan estado ligados a ellas por relaciones similares de afectividad, aun sin convivencia. Y por ello, establece medidas de protección integral cuya finalidad es prevenir, sancionar y erradicar esta violencia y prestar asistencia a sus víctimas.

Unas medidas que se implantaran desde los ámbitos educativo, social, sanitario, publicitario y mediático, y que tendrán como objetivo primordial: consagrar los derechos de las mujeres víctimas de VG; reforzar hasta la consecución de los mismos, los servicios sociales de información, de atención, de emergencia, de apoyo y de recuperación integral, así como establecer un sistema para su coordinación; garantizar los derechos en el ámbito laboral y funcionarial; garantizar los derechos económicos para las víctimas; establecer un sistema integral de tutela institucional para las mujeres víctimas de VG; fortalecer el marco penal y procesal vigente; coordinar los recursos de todo tipo de poderes públicos para asegurar la prevención de los hechos de VG; promover la colaboración y participación de entidades, asociaciones y organizaciones que actúan contra la VG; fomentar la especialización de los colectivos profesionales que intervienen en el proceso de información, atención y protección a las víctimas y garantizar el principio de transversalidad de las medidas, de manera que en su aplicación se tengan en cuenta las necesidades y demandas específicas de todas las mujeres, víctimas de VG.

 

La labor desarrollada para garantizar la aplicación de la Ley Integral ha sido intensa, además de difícil, ya que tal y como se advierte en el informe ejecutivo para la evaluación de la aplicación de la Ley, tres años, es un tiempo demasiado corto para hacer una valoración del impacto de la Ley, debido a la complejidad del problema al que pretende hacer frente, la base cultural y estructural que sustenta este tipo de violencia.

Con el objetivo de mejorar la comprensión del ejercicio creo conveniente encuadrar el concepto de violencia de género tal y como la define la Ley Integral. Según esta normativa la violencia de género “no es problema que afecte al ámbito privado. Al contrario, se manifiesta como el símbolo más brutal de la desigualdad existente en nuestra sociedad. Se trata de una violencia que si dirige sobre las mujeres por el hecho mismo de serlo, por ser consideradas, por sus agresores, carentes de los derechos mínimos de libertad, respeto y capacidad de decisión. Asimismo, la violencia de género se enfoca por la ley de un modo integral y multidisciplinar, empezando por el proceso de socialización y educación. La conquista de la igualdad y el respeto a la dignidad humana y a la libertad de las personas, tienen que ser un objetivo prioritario en todos los niveles de socialización”.

 

Como planteábamos en los objetivos del informe, el análisis, se realizará en dos partes. En una primera, intentaremos vincular las coherencias y las discrepancias entre la Campaña 016 y los diferentes documentos facilitados; en una segunda, plantearemos una reflexión sobre la evolución de la VG desde que la Ley Integral (2004) hasta los últimos informes con fecha de julio de 2008. El trabajo concluirá con dos preguntas de reflexión personal.

PRIMERA PARTE: LEY INTEGRAL, CAMPAÑA 016

COHERENCIAS Y DISCREPANCIAS

 

Uno de los principios rectores más importantes de la Ley Integral era reforzar hasta la consecución de los mínimos exigidos por los objetivos de la ley los servicios sociales de información, de atención, de emergencia, de apoyo y de recuperación integral, así como establecer un sistema para la más eficaz coordinación de los servicios ya existentes a nivel municipal y autonómico. En resumen, el derecho a la información, el derecho a la asistencia social integral y el derecho a la asistencia jurídica.

– Derecho a la información:

 

1. Las mujeres víctimas de violencia de género

tienen derecho a recibir plena información y asesoramiento

adecuado a su situación personal, a través de los

servicios, organismos u oficinas que puedan disponer

las Administraciones Públicas.

Dicha información comprenderá las medidas contempladas

en esta Ley relativas a su protección y seguridad,

y los derechos y ayudas previstos en la misma, así

como la referente al lugar de prestación de los servicios

de atención, emergencia, apoyo y recuperación integral.

 

2. Se garantizará, a través de los medios necesarios,

que las mujeres con discapacidad víctimas de violencia

de género tengan acceso integral a la información

sobre sus derechos y sobre los recursos existentes.

Esta información deberá ofrecerse en formato accesible

y comprensible a las personas con discapacidad, tales

como lengua de signos u otras modalidades u opciones

de comunicación, incluidos los sistemas alternativos y

aumentativos.

 

3. Asimismo, se articularán los medios necesarios

para que las mujeres víctimas de violencia de género

que por sus circunstancias personales y sociales puedan

tener una mayor dificultad para el acceso integral a la

información, tengan garantizado el ejercicio efectivo de

este derecho.

 

– Derecho a la asistencia social integral:

 

 

1. Las mujeres víctimas de violencia de género

tienen derecho a servicios sociales de atención, de

emergencia, de apoyo y acogida y de recuperación integral.

La organización de estos servicios por parte de las

Comunidades Autónomas y las Corporaciones Locales,

responderá a los principios de atención permanente,

actuación urgente, especialización de prestaciones y

multidisciplinariedad profesional.

 

2. La atención multidisciplinar implicará especialmente:

a) Información a las víctimas.

b) Atención psicológica.

c) Apoyo social.

d) Seguimiento de las reclamaciones de los derechos

de la mujer.

e) Apoyo educativo a la unidad familiar.

f) Formación preventiva en los valores de igualdad

dirigida a su desarrollo personal y a la adquisición de

habilidades en la resolución no violenta de conflictos.

g) Apoyo a la formación e inserción laboral.

 

3. Los servicios adoptarán fórmulas organizativas

que, por la especialización de su personal, por sus

características de convergencia e integración de

acciones, garanticen la efectividad de los indicados

principios.

 

4. Estos servicios actuarán coordinadamente y en

colaboración con los Cuerpos de Seguridad, los Jueces

de Violencia sobre la Mujer, los servicios sanitarios y

las instituciones encargadas de prestar asistencia jurídica

a las víctimas, del ámbito geográfico correspondiente.

Estos servicios podrán solicitar al Juez las medidas

urgentes que consideren necesarias.

 

5. También tendrán derecho a la asistencia social

integral a través de estos servicios sociales los menores

que se encuentren bajo la patria potestad o guarda y

custodia de la persona agredida. A estos efectos, los

servicios sociales deberán contar con personal específicamente

formado para atender a los menores, con el fin

de prevenir y evitar de forma eficaz las situaciones que

puedan comportar daños psíquicos y físicos a los

menores que viven en entornos familiares donde existe

violencia de género.

 

6. En los instrumentos y procedimientos de cooperación

entre la Administración General del Estado y la

Administración de las Comunidades Autónomas en las

materias reguladas en este artículo, se incluirán compromisos

de aportación, por parte de la Administración

General del Estado, de recursos financieros referidos

específicamente a la prestación de los servicios.

7. Los organismos de igualdad orientarán y valorarán

los programas y acciones que se lleven a cabo y

emitirán recomendaciones para su mejora.

 

– Derecho a la asistencia jurídica:

 

1. Las mujeres víctimas de violencia de género

que acrediten insuficiencia de recursos para litigar, en

los términos establecidos en la Ley 1/1996, de 10

enero, de Asistencia Jurídica Gratuita, tienen derecho

a la defensa y representación gratuitas por Abogado y

Procurador en todos los procesos y procedimientos

administrativos que tengan causa directa o indirecta

en la violencia padecida. En estos supuestos una

misma dirección letrada asumirá la defensa de la víctima.

Este derecho asistirá también a los causahabientes

en caso de fallecimiento de la víctima. En

todo caso, se garantizará la defensa jurídica, gratuita

y especializada de forma inmediata a todas las víctimas

de violencia de género que lo soliciten, sin perjuicio

de que si no se les reconoce con posterioridad

el derecho a la asistencia jurídica gratuita, éstas deberán

abonar al abogado los honorarios devengados por

su intervención.

 

2. En todo caso, cuando se trate de garantizar la

defensa y asistencia jurídica a las víctimas de violencia

de género, se procederá de conformidad con lo dispuesto

en la Ley 1/1996, de 10 enero, de Asistencia Jurídica

Gratuita.

 

3. Los Colegios de Abogados, cuando exijan para

el ejercicio del turno de oficio cursos de especialización,

asegurarán una formación específica que coadyuve

al ejercicio profesional de una defensa eficaz en

materia de violencia de género.

 

4. Igualmente, los Colegios de Abogados adoptarán

las medidas necesarias para la designación urgente

de letrado de oficio en los procedimientos que se sigan

por violencia de género.

 

Con el fin de garantizar el derecho a las mujeres a recibir plena información, una asistencia integral total y un asesoramiento jurídico adecuado a su situación personal, y de acuerdo con la Ley Integral, se han desarrollado diversas actuaciones. Además, de las campañas de comunicación, la Secretaria General de Políticas de Igualdad ha editado más de 727.000 folletos y materiales divulgativos sobre los derechos de las mujeres víctimas en general o dirigidos a sectores específicos de la sociedad (inmigrantes, mujer rural, etc.) . Se ha creado también, el servicio telefónico de información y asesoramiento jurídico a través del número 016.

 

– Este número ofrece los siguientes servicios:

ü Atención gratuita y confidencial de consultas procedentes de todo el territorio las 24 horas del día los 365 días del año, derivación de llamadas de emergencia al 112 y coordinación con servicios similares de Comunidades Autónomas.

ü Información a las mujeres víctimas de violencia de género y también a sus familiares, amigos y conocidos y a la sociedad en general sobre qué hacer en caso de maltrato.

ü Información sobre recursos y derechos de las víctimas en materia de empleo, servicios sociales, ayudas económicas, recursos de información, de asistencia y de acogida para víctimas de este tipo de violencia.

 

Con esta campaña y concretamente con la inauguración de esta línea de atención especial, se pretendía coordinar de una manera rigurosa los recursos y los instrumentos de todo tipo de los distintos poderes públicos para asegurar la prevención de los hechos de violencia de género, así como las situaciones de emergencia, y así se ha realizado, y tomando como referencia la Evaluación de la Aplicación de la Ley Integral de Medidas de Protección Integral contra la VG, podemos constatar que el impacto de la Campaña 016 ha sido muy efectivo.

Se trata de un spot breve pero impactante en el que se compara a la mujer víctima de VG con un monitor de vida. Un monitor que palpita pero que va muriendo al ser la mujer víctima de malos tratos. El 016 representa la solución que una mujer víctima necesita y pretende, además, visibilizar la violencia como violencia.

Desde mi punto de vista, se equipara a través de la gravedad y de la emergencia, la VG a una manifestación real de violencia. Dicho en otras palabras, a lo largo del tiempo a la VG se la ha presentado como diferente de otro tipo de violencia e incluso como no violencia. Por ejemplo, en las noticias, muchas veces, se niega la calidad de violencia en ciertos actos, dado que con frecuencia la acción impositiva se asocia a las meras relaciones interpersonales consensuadas y afectivas.

Desde su puesta en funcionamiento (2004) hasta el último informe con fecha de 31 de mayo de 2008, el número total de llamadas atendidas desde la línea especial 016, ha ascendido a 47.900. La media diaria de llamadas atendidas fue de 176 y la media atendida cada hora fue de 7.

 

 

 

 

 

 

Fuente: Informe Ejecutivo para la Evaluación de la Aplicación de la Ley Integral de Medidas de Protección Integral contra la VG. Ministerio de Igualdad. Julio de 2008.

 

 

Con esta campaña no sólo se ha ofrecido el acceso a una vía de comunicación ágil, sino que también se ha conseguido que muchas de estas mujeres se sientan más protegidas en su domicilio, delante de sus agresores y delante de la ley.

Para poder realizar unas reflexiones finales más completas, me ha parecido interesante repetir este mismo ejercicio con la actual campaña contra la VG (2009). Destacando en este caso aquellos aspectos claves de la Ley Integral y los demás documentos, que quedan o no reflejados en esta nueva campaña.

La campaña actual está representada a través de tres spots y se caracteriza por introducir en el escenario social las nuevas escalas de valores basadas en el respeto de los derechos y libertades fundamentales y de la igualdad entre hombres y mujeres, así como en el ejercicio de la tolerancia y de la libertad dentro de los principios democráticas de la convivencia, todo ello desde la perspectiva de las relaciones de género y destaca por ser la primera campaña que se dirige tanto a hombres como a mujeres y a niños desde un trabajo comunitario e intercultural.

A continuación, remarcaremos aquellos aspectos fundamentales de cada uno de los spots:

MUJER: La idea fuerza es el concepto de DERECHO, aplicándose así uno de los principios rectores más importantes de la Ley Integral que es consagrar los derechos de las mujeres víctimas de VG, exigibles ante las Administraciones Públicas, y así asegurar un acceso rápido, transparente y eficaz a los servicios establecidos al efecto. A nivel legislativo, remarcar que esta campaña se encuadra en un momento de cambio substancial en el que la VG se deja de considerar una falta y se convierte en un delito.

HOMBRE: En este spot toma protagonismo la actitud de rechazo. Se muestra la importancia de provocar un cambio de actitud en los varones. Nos da elementos para entender que un primer paso hacia la corresponsabilidad de las mujeres y especialmente de los hombres en la erradicación de la VG se traduce en cambiar una actitud de aceptación (la VG como algo socialmente aceptado) a una actitud de rechazo. Se refuerza a la vez el concepto de nuevas masculinidades “si maltratas a una mujer no eres un hombre”, intentando pues romper con estereotipos vinculados al patriarcado y a la legitimación de la violencia machista. En este caso la Ley no recoge un apartado o título específico que haga referencia a la necesidad de trabajar nuevas masculinidades.

NIÑO/A: En relación al spot relacionado con los niños/as, la Ley contempla que las situaciones de violencia sobre la mujer afectan también a los menores que se encuentran dentro de su entorno familiar, víctimas directas o indirectas de esta violencia. La Ley recoge la protección de los menores, no sólo para la tutela de los derechos de los mismos, sino para garantizar de forma efectiva las medidas de protección adoptadas respecto de la mujer. El spot quiere conseguir a través del testimonio de los/las hijos/as, la movilización de las madres víctimas de VG en la resolución del conflicto que sufren. En este sentido, desde mi punto de vista, cabría preguntarse si muchas de las madres que quieran y deseen hallar una solución a la situación que viven están emocionalmente preparadas para ACTUAR, o para actuar solas, para decirlo de alguna manera más entendedora.

SEGUNDA PARTE: REFLEXIONES FINALES

Como apuntábamos al principio del trabajo, uno de los objetivos que nos habíamos marcado era valorar la efectividad de la ley. En este sentido y apoyándonos en las conclusiones del Informe Ejecutivo para la Evaluación de la Aplicación de la Ley Integral de Medidas de Protección Integral contra la VG. Ministerio de Igualdad (julio 2008), podemos intuir que las campañas, conjuntamente con el resto de medidas desarrolladas en el marco del despliegue de la Ley Integral, han sido substancialmente efectivas y positivas, teniendo en cuenta los datos del apartado anterior. Asimismo, como dato relevante remarcar que la campaña 016 ha abierto una vía de comunicación importe entre las víctimas de VG y las personas profesionales especializadas en el abordaje de estas situaciones.

A continuación intentaré mostrar una serie de reflexiones y consideraciones que creo pueden enriquecer el trabajo de análisis de las campañas de VG.

Todo y que las campañas se han abordado cuestiones tan importantes como los derechos, el rechazo a las actitudes de violencia machista, la protección a la infancia, etc. Sí que considero que queda poco visible el proceso de integración o recuperación de las mujeres que se encuentran en estas situaciones. Se puede observar como en las campañas, el acento se pone en las fases previas o de toma de conciencia del problema, es decir las necesidades de acceso a la información social, jurídica y sanitaria pero el mensaje vinculado a la fase posterior de solicitar ayuda no queda reflejado. En este sentido, todo y ser consciente que una campaña, no se pueden abordar todas las cuestiones relativas a esta temática, considero que el proceso de recuperación también debería tener su papel y ser comunicado para que las mujeres afectadas puedan percibir que más allá de la atención puntual o de la llamada de emergencia, tendrán el acompañamiento y el enfoque integral que apunta la Ley.

Según mi opinión, este tipo de campañas ayudan a recorrer el camino hacia la igualdad y a erradicar, a través de la sensibilización, actitudes machistas, asimismo teniendo en cuenta el valor influyente y poderoso socialmente hablando de los medios de comunicación (y lo que aprendemos a través de ellos en relación a nuestra sociedad), me preguntaba si estas campañas no podrían visibilizarse más frecuentemente a través de radio, prensa y televisión. A modo de ejemplo, cuando he preguntado en mi entorno familiar más inmediato ( la pregunta la he realizado a seis personas), sólo una había visto el spot por televisión. Seria necesario entonces, establecer mecanismos que posibilitaran la transmisión de estos mensajes a toda la ciudadanía y que éstos fueran diseñados para ser comprensibles para hombres y mujeres, jóvenes y adultos.

A medida que iba avanzando el trabajo también me parecía interesante hacerme las siguientes preguntas: ¿Cómo mujer como me sitúo delante de las campañas? Como futura profesional de la comunicación como me sitúo delante de las campañas?

Para concluir el trabajo diré que en ambas cuestiones tanto si fuera una mujer afectada como si fuera la profesional encargada de liderar una campaña de estas características, me gustaría en el primer caso sentirme más protegida (no sólo amparada delante de la Ley) y en el segundo y teniendo en cuenta el tema de la protección, vincularía la campaña al proceso de recuperación del que venimos hablando y trataría de llegar a la ciudadanía a través de los ámbitos social y sanitario, pero sobretodo a través de los medios de comunicación; diseñando incluso, si fuera necesario, estrategias de comunicación específicas para aquellos colectivos que son considerados de riesgo social.

BIBLIOGRAFÍA

– La Ley Integral contra la Violencia de Género (2004). Ministerio de Igualdad. Gobierno de España.

Informe de las víctimas mortales por Violencia de Género (2009). Ministerio de Igualdad. Gobierno de España.

– El Informe Ejecutivo para la Evaluación de la Aplicación de la Ley Orgánica 1/2004 de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género. Ministerio de Igualdad. Gobierno de España.

El Sexo de la Notícia; M.Bachs, E.Altés, J.Gallego, M.Plujà, M.Puig.

Icaria, 2000

La violencia sexual y su representación el la prensa; alia Fernández Díaz. Anthopros, 2003

 

Be Sociable, Share!

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.